Noticias

Archivo de Noticias

Aldo Duzdevich: “El sector hidrocarburífero es el mayor multiplicador de empleo”

Previous Next

En el marco de la charla informativa sobre el “Proyecto de exploración y producción petrolífera en aguas profundas del litoral bonaerense”, llevada a cabo en el SUM del Consorcio de Gestión de Puerto Quequén, Aldo Duzdevich, asesor del Secretario de Energía de la Nación, aseguró que “hoy, el sector hidrocarburífero es el mayor multiplicador de empleo de la  economía”.

Recibido por el Presidente de Puerto Quequén, Jorge Alvaro, y acompañado por el ingeniero Pablo López, director de la carrera de Ingeniería en Petróleo de la UNAJ y consultor técnico de la Subsecretaría de Hidrocarburos; y la ingeniera Silvia Corral, coordinadora de Exploración de Hidrocarburos de la Subsecretaría de Hidrocarburos, Duzdevich resaltó que “de concretarse el proyecto, se crearían entre 10 y 15 mil puestos de trabajo para la ciudad”.

“El sector tiene una altísima calidad de trabajo. No podemos despreciar ninguna actividad para generar empleo, nuevas empresas y nuevas industrias”, remarcó.

El mayor potencial de impacto directo sobre la cadena de valor local se presenta en la siderurgia, metalmecánica, astilleros, logística, construcción, servicios profesionales, transporte de cabotaje y transoceánico, y aprovisionamiento de combustibles.

Mega yacimientos

Durante la jornada informativa, el director de la carrera de Ingeniería en Petróleo de la UNAJ y consultor técnico de la Subsecretaría de Hidrocarburos, Pablo López, explicó que “el pozo que se hará se llama Argerich. Está situado a 307 km de Mar del Plata y 320 km de Necochea, dentro de un área en la que años atrás YPF hizo los estudios de sísmica y la interpretación de datos”.

Resaltando el potencial energético, Aldo Duzdevich reforzó: “Se calcula que allí hay un mega yacimiento, equivalente a la producción de YPF en toda Argentina. Estamos hablando de 200 mil barriles diarios, que serían 7.300 millones de dólares anuales de producción. Existen en la cuenca 20 sitios estudiados que potencialmente podrían tener esa dimensión”.

Con crecimiento exponencial aunque todavía insuficiente de las energías renovables, la evolución del consumo energético proyecta al gas y el petróleo como los protagonistas de la matriz mundial hasta 2050. Por ello, “contar con recursos hidrocarburíferos convencionales propios será importante para abastecer la demanda doméstica y global”, valoró el ingeniero Pablo López.

Sede de operaciones

El offshore representa a nivel global el 30 por ciento de la producción  mundial de hidrocarburos y el mar argentino es una de las fronteras  exploratorias más extensas del mundo.

En la definición del sitio para la base de operaciones del proyecto, Puerto Quequén se posiciona como la mejor opción por su cercanía al punto de extracción y su mejor predisposición social e institucional.

Impacto ambiental

Las tareas costa afuera se realizan con el  máximo nivel de seguridad de la industria, con especial dedicación en la protección de las personas, el medio ambiente y el entorno local.

El asesor del Secretario de Energía de la Nación, Aldo Duzdevich, afirmó que “el Estado nacional tomó todos los recaudos necesarios respecto del impacto ambiental”.

La coordinadora de Exploración de Hidrocarburos de la Subsecretaría de Hidrocarburos, ingeniera Silvia Corral, expresó que “en la fase exploratoria, se realiza, frente a las costas de Necochea, a una distancia de 300 kilómetros, una prospección sísmica, para investigar las posibilidades de existencia de hidrocarburos”.

Prospección sísmica

“Un barco, a muy baja velocidad, emite sonido a un volumen de 180. Las ráfagas de aire comprimido que emite el barco desde donde se hace la prospección genera energía acústica de un volumen aproximado a 220 decibeles que se refleja en las capas del subsuelo para luego ser captada por los receptores arrastrados por el buque”, describió la ingeniera.

Recolectada la información, se tarda aproximadamente un año en procesarla para decidir si se realizará el pozo exploratorio, una perforación mínima y con una geolocalización de alta precisión, para determinar efectivamente si hay o no hidrocarburos.

Respecto de la protección de la fauna marina, detalló que “se produce una zona de exclusión de mil metros alrededor del barco. A su vez, a bordo, en la popa y la proa, van observadores, biólogos entrenados, que se suman a los radares, para avistar animales y en ese caso detener la operación. Además, el sonido comienza con un volumen suave y va aumentando paulatinamente, para que los animales que estén cerca puedan alejarse”.

Finalmente, Aldo Duzdevich, aclaró que “esta clase de estudios se realiza hace más de 50 años en el mar argentino. Ya hay 300 mil kilómetros de líneas sísmicas estudiadas; y toda la posible explotación en el mar bonaerense se da a distancias mayores a los 300 kilómetros, por lo que nadie ve la existencia de las plataformas desde la costa”.